El secreto de la cocina bien hecha


El secreto de las cosas bien hechas se encuentra en hacerlas despacio y sin prisa; como decía mi abuela Aurelia “poco a poco”.

Platos simples o sofisticados, pero bien elaborados, la materia prima de primera calidad es prioridad y sobre todo con mucho cariño y dedicación en su preparación.

Un local puede ser pequeño, simple, sin pretensiones y a la vez ofrecer una cocina de calidad, con un servicio amable y cálido que nos hace sentir como en casa o bien puede ser un lugar ostentoso con una cocina vanguardista pero que de igual manera hay pasión y amor en el trato con la materia prima. En ambos casos disfruto sentarme y observar la forma con que estas dos pueden sorprenderme y satisfacer mis expectativas.

Porque como dicta mi filosofía y las recetas antañas de cocina: "Tanto en la vida como en la cocina las cosas se hacen grandes; poco a poco el aceite y el ajo se llaman alioli. Sin prisa, a su tiempo, la harina, el aceite y la leche se tornan bechamel y el fuego poco a poco pocha cebollas, liga salsas y difunde aromas”.
En mi cocina la única bedette es la materia prima el resto solo somos actores que interpretamos su esencia. Las escogemos minuciosamente porque deseamos transformarla y que de esta manera desarrollen su mayor expresión, actores dedicados con incansables horas en un escenario como lo es Palermo Buenos Aires.

Ese es el secreto de todo buen chef o restaurante su alquimia, su conocimiento y su pasión puesta al servicio de la materia prima y el comensal.
Por otra parte es nuestra responsabilidad transmitir a toda nuestras familias de cocineros esa responsabilidad, dedicación y nivel de detalle para lograr un producto entrañable.

Porque al final cada comensal vivirá la experiencia que quiera vivir; su remembranza hacia esa cocina que se cocinaba en su hogar llena de tanto amor o quizás este buscando una experiencia sub real para satisfacer sus más altas y sutiles expectativas.

Cualquiera de las dos son válidas pero todo nace de la materia prima, del cariño y la pasión que le pongamos cuando la trabajemos.
Y esto no lo aprendí en una academia gastronómica, lo aprendí mirando a mi abuela observándola cocinar con tanto amor y dedicación.

Al final termino concluyendo y dándole valor a los principios y buenas costumbres que aprendemos desde pequeños y nos influyen en nuestras vidas adultas.
Por lo menos en mi caso, así lo fue.

Ariel

Chef Ariel


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados